La nueva vida del oligarca Roman Abramovich en Turquía tras abandonar el Reino Unido

El multimillonario ruso se mudó del Reino Unido a Turquía tras la invasión de Rusia a Ucrania. Cuáles son los planes de Abramovich en el futbol turco luego de su salida del Chelsea

Empresas y protagonistas 25 de julio de 2023 Redacción Primicia 24 Redacción Primicia 24
El ex dueño del Chelsea Roman Abramovich
El ex dueño del Chelsea Roman Abramovich

Roman Abramovich ha sido un nombre propio muy vinculado al fútbol ya que fue el magnate que dirigió los designios del Chelsea en su gran época en la Premier y en Europa pero también por sus vínculos con los oligarcas rusos y todo lo que ha provocado la guerra en Ucrania. Bajó del olimpo de los dioses a las tinieblas.

Pero, ¿qué es de el hoy en día?

El magnate recibió sanciones de Estados Unidos, Gran Bretaña, la Unión Europea y Canadá tras la invasión rusa en Ucrania, y eligió Turquía como sede... país que no aplica las sanciones contra Rusia. De hecho, según revele el medio Hurriyet, planea ya asentarse definitivamente en Estambul. Allí amarró sus cuatro yates, cuyo valor total se estima en 1.200 millones de dólares. Y además, estaría planeando comprar un equipo de fútbol turco. El multimillonario ruso va todas las mañanas a un café cerca de Rumeli Hisar y toma un café allí antes de dar un paseo por el paseo marítimo. El magnate planea instalarse en el distrito de Bebek. Además dicho barrio se sitúa en la parte europea y es el último barrio del distrito de Besiktas.

El patrimonio (aún) de Abramovich pese a las sanciones

Roman Abramovich goza de una economía boyante... Cuenta con un patrimonio neto de unos 10.500 millones de euros,si bien supone una caída del 41,6% este año, según el índice de riqueza de Bloomberg. Tiene la ciudadanía rusa, israelí y portuguesa, es la segunda persona más rica de Israel, el undécimo hombre más rico de Rusia y el más rico de Portugal. 

Roman Abramovich

El oligarca ruso no tuvo siempre la misma suerte. Nacido en una familia pobre, quedó huérfano a los 3 años y fue criado por familiares. Su astucia y su capacidad para adaptarse a la época fueron determinantes para ser dueño de uno de los mayores conglomerados rusos de la actualidad. Tras un breve paso por el Ejército, estudió ingeniería y su primer trabajo fue como mecánico.

Andrey KostinBanquero sancionado de Putin vino a Argentina sin ningún control

En la época de la perestroika rusa, dirigió una fábrica de juguetes para niños. Tras la caída de la Unión Soviética se abrió camino en el comercio y el transporte de petróleo y otros productos industriales. Pero el gran salto hacia el poder llegó tras un encuentro con el magnate Boris Berezovsky en un crucero por el Caribe en diciembre de 1994. Según indica una causa radicada en la justicia británica, Abramovich propuso a Berezovsky la creación de la gran empresa petrolera estatal Sibneft, con la que amasó una gran fortuna. Berezovsky, que ya era rico por sus negocios en el sector automotriz, utilizó sus conexiones políticas y propuso la idea de Abramovich al entonces presidente ruso, Boris Yeltsin. La propuesta era fusionar un productor de crudo con una refinería, y entregar el control del negocio a los empresarios. A cambio, ellos utilizarían los ingresos de la nueva empresa petrolera para financiar la cadena de televisión ORT para ampliar la campaña de propaganda del Kremlin. De esa manera Yeltsin creó Sibneft por decreto en agosto de 1995. Abramovich tenía 29 años. La compañía fue vendida al entonces “modesto” empresario ruso en una subasta arreglada previamente. La venta se hizo por unos 240 millones de dólares, por el 90% de las acciones. Abramovich sólo utilizó 18,8 millones de dólares de su capital. Luego, en 2005, Gazprom, la enorme empresa de combustibles de propiedad mayoritaria del Estado ruso, compró su participación, entonces del 72%, pagando 7.400 millones de libras.

El viceministro rusoCómo murió el viceministro ruso al llegar a su país tras visita Cuba

Con la llegada de Putin al poder, Berezovsky se distanció del presidente ruso. Abramovich, en cambio, permaneció fiel al ex agente de la KGB. En 2012 Berezovsky presentó una demanda ante el Tribunal Superior de Justicia del Reino Unido, en la que daba detalles del entramado corrupto del régimen ruso, involucrando a su ex socio. En la causa el magnate ruso reconocía que el acuerdo para la creación de Sibneft era ilícito, y que Abramovich estaba al tanto de esos manejos. En esa misma causa, según consigna The Guardian, el abogado de Abramovich, Jonathan Sumption, reconoció que su defendido “estaba al tanto de esa corrupción, pero así se hacían los negocios en Rusia en aquellos tiempos”.

De la mano de Putin, Abramovich siguió amasando su fortuna con la adquisición de empresas de la industria del aluminio. En 2003 vendió una participación del 25% en la compañía RusAl a otro oligarca, Oleg Deripaska, por 1.900 millones de dólares. Y vendió otro 25% por 540 millones de dólares. Ese mismo año, saltó a la fama cuando decidió comprar al club de fútbol inglés Chelsea por 140 millones de libras.

 

 

Te puede interesar
Lo más visto