El juez rechazó el pedido de detención del camporista Fabían "Conu” Rodriguez

El pedido de detención lo había realizado el fiscal Pollicita en el marco de la causa de espionaje ilegal que involucra a las principales figuras de La Campora

Política 10 de noviembre de 2023 Redacción Primicia 24 Redacción Primicia 24
Fabian Rodriguez
Fabian Rodriguez

El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, en una decisión controvertida, optó por no acceder a la solicitud del fiscal Gerardo Pollicita de detener a Néstor Fabián Rodríguez, subdirector de servicio al contribuyente de AFIP, a pesar de su presunta implicación en una trama de espionaje ilegal. Aunque Rodríguez no será detenido, el juez impuso una prohibición de salida del país, una medida que algunos podrían considerar insuficiente dada la gravedad de las acusaciones.

El caso involucra comunicaciones sospechosas de Rodríguez con un expolicía, acusado de espionaje y que se hacía pasar por periodista. El fiscal Pollicita había argumentado la necesidad de detener a Rodríguez y confiscar su teléfono móvil para profundizar en la investigación, pero estos esfuerzos fueron infructuosos en los recientes allanamientos.

El juez Martínez de Giorgi justificó su decisión señalando la falta de nuevos elementos probatorios que justifiquen un cambio en el enfoque del caso. Sin embargo, esta resolución plantea dudas sobre la eficacia del sistema judicial para manejar casos de corrupción y espionaje, especialmente cuando involucran a funcionarios de alto rango.

Sergio Massa en MisionesMassa defendió la financiación del Estado a provincias improductivas

Aunque Rodríguez se presentó espontáneamente ante la justicia y designó abogados para su defensa, su conducta previa y su falta de cooperación durante los allanamientos suscitan cuestionamientos sobre su compromiso con la transparencia y la legalidad.

El fiscal Pollicita había expresado su preocupación por la falta de colaboración de Rodríguez, subrayando la gravedad de su presunta participación en actividades de inteligencia prohibidas. Las acusaciones contra Rodríguez y su aparente relación con Ariel Pedro Zanchetta, quien ya está procesado por actividades similares, pintan un panorama inquietante de posible abuso de poder y violación de la ley.

En este contexto, la decisión del juez de no proceder con la detención de Rodríguez podría interpretarse como una señal de lenidad hacia los funcionarios implicados en actos ilícitos, lo que podría socavar la confianza pública en la integridad de las instituciones gubernamentales. La trama se complica aún más con la conexión de Zanchetta a la investigación del hackeo y la activación irregular de líneas telefónicas a jueces y figuras políticas, lo que sugiere un patrón de conducta delictiva que involucra a varios niveles del gobierno.

El Congreso decide el desafuero del diputado Tahilade

La Coalición Cívica ha instado a Cecilia Moreau, presidenta de la Cámara de Diputados, a suspender a Rodolfo Tailhade de sus roles en comisiones clave debido a su supuesta implicación en un escándalo de espionaje. Este pedido resalta la gravedad de las acusaciones contra Tailhade, quien supuestamente mantuvo conversaciones con individuos acusados de espionaje ilegal, incluyendo el hackeo de comunicaciones de jueces y políticos. Este escándalo pone de relieve una vez más la urgente necesidad de transparencia y responsabilidad en el gobierno.

Además, tanto el PRO como la CC han presentado proyectos para expulsar a Tailhade de la Cámara baja, citando "inhabilidad moral". Este proceso, aunque históricamente raro y difícil de lograr debido a la necesidad de una mayoría de dos tercios, enfatiza la seriedad de las acusaciones contra Tailhade y el creciente descontento con su conducta.

Rodolfo Tahilade

El caso de Tailhade recuerda a otros incidentes desafortunados en la política argentina, donde la expulsión de diputados ha sido necesaria debido a comportamientos altamente cuestionables o ilegales. Ejemplos incluyen a Ángel Luque, expulsado por sus declaraciones en defensa de su hijo acusado de asesinato; Norma Ancari de Godoy, denunciada por amenazas de muerte; y Eduardo Varela Cid, suspendido por conducta indebida.

En el entorno actual, con Juntos por el Cambio descartando cualquier acción inmediata por parte de Moreau, la situación de Tailhade parece estar en un limbo político, esperando un posible proceso de desafuero por parte de la justicia. Esto recuerda al caso de Julio De Vido en 2017, cuando fue necesario el desafuero para abordar las acusaciones en su contra.

Este escenario subraya una problemática mayor: la protección excesiva de los diputados a través de sus fueros, lo que impide acciones legales como arrestos o allanamientos. Esta situación plantea interrogantes críticos sobre la eficacia del sistema político argentino para abordar y sancionar conductas inapropiadas o ilegales dentro de sus propias filas, poniendo en duda la integridad y la transparencia del gobierno.

Te puede interesar